lunes, 1 de junio de 2015

ISIS COMO INICIADORA UNIVERSAL

Os dejo mi última colaboración para el Lyceum Isadora Isis la Iniciadora Universal




Para muchas escuelas espirituales y logias esotéricas, Isis es mucho más que la diosa egipcia de la maternidad y el arquetipo de la esposa sufridora y fiel. Isis es la gran iniciadora de hombres y mujeres en los misterios que están ocultos al mundo, y que sólo son revelados a aquellas personas que están preparadas para oírlos. En este sentido, Isis es la Gran Maga y como conocedora de los misterios, es la iniciadora de los mismos; mientras que su hijo Horus representa al neófito, aquel que está dando sus primeros pasos en el sendero espiritual, y al iniciado, aquel que ha superado la iniciación de forma victoriosa.

Según el axioma hermético “Cuando los oídos del estudiante están listos para oír, entonces vienen los labios del maestro a llenarlos con su sabiduría.” Isis es la mejor maestra para revelarnos los secretos, pero solo podemos recibir sus enseñanzas, cuando el neófito y/o iniciado está preparado para recibir sus palabras. En muchas ocasiones, nos quedamos esperando o buscamos un maestro terrenal que nos enseñe todo aquello que él ha aprendido; olvidándonos de que cuando el corazón está abierto hacia la diosa y al conocimiento, ella viene para acogernos en su regazo y revelarnos todo aquello que nuestro ser ansía, convirtiéndose en la maestra. 

Pero el camino de Isis no es fácil, al igual que en los antiguos misterios egipcios, el candidato tiene que pasar por numerosas pruebas para poder recibir la iniciación verdadera y como Osiris; renacer como un ser nuevo y libre, desprendiéndose de su vida anterior y superando el umbral de la muerte con éxito. Al principio la relación con la diosa es dulce y amorosa, como cuando una madre cuida a su bebé recién nacido. Y conforme vamos caminando, estas pruebas se hacen más complicadas para probar la resistencia del neófito y si verdaderamente es apto para la iniciación; sin olvidar que todas las pruebas a las que nos somete la diosa, son enseñanzas en sí mismas. Una vez superadas, la diosa Isis nos esperará en el altar para que podamos rasgar su velo que nos muestra la sabiduría oculta, como la Sacerdotisa en el tarot.



A la diosa Isis, en su aspecto de iniciadora, se la relaciona con el arcano II del tarot,  carta del conocimiento oculto y de la iluminación. Analizándola brevemente, la sacerdotisa al igual que Isis está sentada en su trono (el nombre egipcio de Isis es Aset que significa trono), nos recibe en sus misterios, simbolizado por el libro que tiene en sus manos, donde viene escrito todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será. A su vez, la cruz o ceñidor, nos recuerda los sufrimientos y dolor que la diosa Isis ha tenido que pasar ante la pérdida de su esposo amado Osiris, y que han sido necesarios para obtener el conocimiento. Osiris es el sacrificado, aquel que ha vencido a la muerte y descubierto los misterios, pero que sin el amor de Isis y su magia, esto no habría sido posible. El velo es todo lo que está oculto, simbolizando la pureza y la iniciación. En la carta observamos dos pilares que nos hace pensar que está en un templo, siendo ella misma el templo y con su cortina nos incita a que separemos lo profano y lo sagrado de nosotros mismos y de nuestras vidas. Invitándonos a que recibamos el calor de la diosa en nuestro corazón como un niño que percibe el mundo desde la pureza, y que nos “enamorarnos espiritualmente” de ella para convertirnos en conocedores de la verdad.

Isis es la diosa de los 10 mil nombres, y por este motivo ella representa a todo lo femenino de la naturaleza, simbolizando la parte femenina de esa energía universal a la que llamamos “Dios”. A lo largo del culto de Isis por el Mediterráneo, la diosa se ha ido sincretizando con otras diosas, y podríamos decir que Isis es todas las diosas.  Isis es todo lo que fue, todo lo que es y todo lo que será. Y su velo no ha sido rasgado por ningún mortal. Su velo solo es rasgado por los iniciados y poco a poco empiezan a recibir el conocimiento oculto procedente de las estrellas de manos de la diosa Isis, llenando nuestro corazón de su presencia y haciendo nuestros oídos aptos para escuchar sus sutiles palabras. Ábrete a la presencia de la diosa Isis y en tu interior sientes la llamada de la madre universal y ella como Gran Maga te iniciará en sus misterios si tus oídos están preparados para recibir al maestro.