miércoles, 3 de diciembre de 2014

DEVOCIÓN A ISIS

Quiero compartir con vosotros una devoción a Isis sencilla y breve. Muchos sabéis de mi trabajo con esta Disoa y me habéis preguntado como comenzar una relación con Isis o como empezar a devocionarla. Por esto motivo quiero compartir una práctica sencilla que yo hago casi todos los días, y recomiendo la lectura y práctica del libro "La Magia de Isis" de Isidora Forrest.


Para realizar esta devoción sólo tienes que disponer de un sitio para Isis ya sea un altar o una mesa donde se colocará una figura de Isis. Aunque basta con una imagen impresa de ella o simplemente con alguna carta del oráculo de las Diosas que hay en el mercado, o si trabajas con el tarot la carta de la Sacerdotisa es suficiente. Antes de comenzar, haréis un breve ejercicio de meditación, relajación, enraizamiento o lo que tengais por costumbre hacer. Si no tenéis una rutina en este sentido, simplemente cerrad los ojos por unos minutos y centraros en vosotros mismos dejando atrás pensamiento, problemas de la vida diaria etc. A continuación os presentaréis ante la Diosa con respeto, para llamarla podéis recitar cualquier himno, a mi personalmente me gusta el siguiente extraído del libro que recomendé anteriormente.

"Oh Isis, hermosa en todos tus nombres
te llamo con el aliento de mi cuerpo,
te llamo con el pulso de mi vida,
te llamo con el latido de mi corazón,
te llamo con las palabras de mi boca,
te llamo con los pensamientos de mi mente,
te llamo a tí, poder, vida y creación.
ISIS, ISIS, ISIS"

Una vez dicho estas palabras con voluntad, fe y respeto, presentaremos una ofrenda o varias según como lo sintamos. Lo que se le suele ofrendar a la Diosa Isis es lo siguiente: agua, tierra, dátiles, flores especialmente las blancas, cualquier planta verde, vela blanca.  

Después podemos hacer cualquier ejercicio de meditación, tirada de cartas, peticiones, consejos o pedir algún sueño o señal para resolver cualquier tipo de problema. Para concluir con esta pequeña devoción, se le da las gracias a la Diosa y nos despedimos de ella como sintamos. Hay quienes dan un golpe en la mesa para finalizar la devoción, pero esto no es obligatorio. A mi personalmente me gusta decir:

"Oh Isis, Madre Divina
 guardarme bajo tus alas durante este día."

Espero que os sea útil, lo pongáis en práctica y si tenéis cualquier duda preguntad.