viernes, 28 de marzo de 2014

EMPIEZA MI CAMINO CON LA DIOSA ISIS



No suelo escribir entradas personales en mi blog, pero muchos de mis lectores habituales habrán notado que la temática del blog ha ido variando desde hace un año hasta ahora. No he querido abrir blogs diferentes, porque considero que Contemplando el Vacío es mi pequeño rincón personal, y un lugar para compartir también mi aprendizaje con vosotros, y como voy evolucionando en la senda de la magia y espiritual.

Hace un año que me embarqué en la senda del paganismo (en general), todo ésto empezó de la mano de la Sacerdotisa, y empecé a explorar los caminos que ante mi se abrían y además conociendo a personas estupendas de las que estoy aprendiendo mucho. Fue un proceso duro porque tenia muchos prejuicios sobre esta senda debido a vivencias pasadas. Pero junto con una gran amiga, a la que llamaré la Ermitaña junto con mi pareja y amigos, pude ir superando estas barreras poco a poco e ir centrándome por el camino y gracias a ella estoy donde estoy ahora.

Este camino no siempre es fácil y no está lleno rosas, y sobre todo cuando una persona está empezando y no sabe muy bien por donde ir. Así que también me gustaría exponer en esta entrada algunos consejos que a mi me han servido para ir avanzando. El mejor consejo que puedo ofrecerte a ti lector, si es que quieres iniciarte en conocer y practicar el paganismo es que te lo tomes con filosofía y que no vayas corriendo cuando se tiene que ir andando. Desde mi punto de vista lo más bonito de andar un camino es disfrutando de cada pisada y parándonos a contemplar todo lo que es metro cuadrado donde están nuestros pies puede ofrecerte, ya que está lleno de experiencias maravillosas, de enseñanzas y de pequeñas aventuras que van componiendo nuestro puzzle personal.

La puerta del Paganismo se abre para aquél que quiera comenzar a investigar, y aunque te sientas perdido no estás solo en el camino, coge tu paraguas y lee sobre todo lo que vayas encontrando de todas las ramas, wicca, brujería tradicional, kemetismo, helenismo... no te cierres ante ninguna posibilidad de aprendizaje nunca. Charla e investiga sobre todas aquellas cosas que te vayan llamando la atención, pero siempre desde el respeto y con tolerancia a las demás religiones. He observado en algunas ocasiones, que cuando una persona se interesa por el paganismo, se crea un escudo anticristiano de todo lo que venga de la Iglesia es malo. Cada uno puede tener su opinión con respecto a los actos de esta institución, pero hay que ser tolerantes con los demás, pues cada uno es libre de vivir su espiritualidad como desee y creo que es una de las enseñanzas más valiosas que se pueden aprender.


Personalmente, yo me eduqué en un colegio católico aunque desde los 17 años me interesé por la Wicca pero más bien como un acto de rebeldía más que como senda, y también empecé a tomar contacto con el Tarot y la brujería de cocina. Conforme te adentras en el paganismo de forma seria y si tienes grabado a sangre y fuego todas las doctrinas cristiana (o de cualquier otra religión) vas a tener muchos enfrentamientos mentales. Es un proceso normal y no hay que sufrir por ello, y muchas veces te entraran ganas de llorar, de gritar etc... pero tenemos que cambiar el chip 180º. Aunque a mi no me resultó demasiado difícil, ya que mi colegio era más bien mariano, y no me costó mucho trabajo sintonizar con el concepto de la Diosa (no digo que la Virgen María sea una Diosa, y tampoco que pertenezca a las divinidades del paganismo), simplemente lo que quiero transmitir, es que el arquetipo (realmente odio esa palabra) de la Gran Madre no lo tenía oxidado o nulo. Y cuando uno empieza la Diosa como Gran Madre es fundamental.

Cuando uno empieza en alguna rama del paganismo, una cuestión importante es sintonizar con los dioses y diosas de los diferentes y estamos deseando de hacerlo, pero... ¿cómo lo hacemos? Desde mi experiencia, lo más importante es empezar a leer sobre mitología o ver documentales, empieza por la que te resulte más fácil y poco a poco ir avanzando. Siempre pensé, que Afrodita sería lo que llaman "diosa matrona" (patrona no me gusta jajaja) y resultó ser Isis, pero en todo ese año he tenido pequeñas vivencias con otros dioses, aunque solo sea "un pasarse a saludar." Pienso, que cuando uno se anima a intentar contactar con la divinidad estamos estableciendo una relación de amistad, cuando nos interesamos por ellos, ellos se interesan por nosotros y sienten curiosidad por conocernos. Algunos solo se pasan a "cotillear", otros se quedan una pequeña temporada, hasta que aparece la que tiene que aparecer. Supongo que cuando la relación se va haciendo más fuerte las experiencias son más profundas entre la deidad y la persona en cuestión.


La última cosita que quiero añadir es que no hay que desesperarse por encontrar un maestro o más bien, una persona que nos dé la mano un tiempo y nos la suelte cuando piensa que estamos realmente preparados. Aunque también hay personas que tienen una capacidad innata para aprender solas con sus libros, yo por ejemplo todo lo que sé de Tarot lo aprendí sola con mis libros, pero en el paganismo he tenido la suerte de encontrar a la Ermitaña, en la magia y esoterismo a mi novio Fallen y a otros amigos y todos ellos me ayudan a ser como soy, ayudándome cuando es necesario.

Considero, que dependiendo de la materia unos tienen mas facilidades para aprender en solitario que otros... pero si tu necesitas de una persona que te ayude, tranquilo que esa persona aparecerá cuando tiene que hacerlo mientras tanto no te quedes esperando un tren que en ese momento no tiene que pasar.


Hace un año y miro atrás y sólo sé que todo acaba de comenzar y que simplemente he caminado un pasito y observado y disfrutado del metro cuadrado que alcanza mi mirada. 

¡¡Así que con maleta y tacones de diva en mano sigo caminando y con Isis estudiando!!

Y quiero dar las gracias a todas esas personas que están a mi lado, novio y amigos. Ha todas aquellas que han pasado y me han enseñado y a aquellas que están por venir. Todo es aprendizaje.





sábado, 1 de marzo de 2014

¿QUÉ SIGNIFICA SER SACERDOTISA O SACERDOTE DE ISIS? EL ARTE RITUAL

Artículo original http://isiopolis.com/2014/02/08/what-does-it-mean-to-be-a-priestess-or-priest-of-isis-the-art-of-ritual/
Autora: Isidora Forrest
Traductora amateur: Arabela Jade

(CON AUTORIZACIÓN Y CONSENTIMIENTO DE LA AUTORA)




Creo que la sacerdotisa o el sacerdote de Isis deben desarrollar alguna habilidad en el ritual. De hecho, esto es más importante si estamos involucrados en una ceremonia con otras personas, es menos importante si trabajamos en solitario. Pero incluso para los solitarios, al tener alguna habilidad ritual, beneficia nuestro trabajo espiritual por lo que es más elegante.

El ritual es como los seres humanos estamos haciendo la religión. A lo largo del mundo -casi sin excepción- la práctica de la religión conlleva a la práctica del ritual. Incluso en silencio, el rezo privado o la meditación es ritualizada normalmente de alguna forma. Ya sea extendiendo nuestras manos, sentándose en una asana yoga, rezando el rosario o simplemente encender una vela, en cierto modo un modelo ritual suele estar incorporado en la actividad espiritual.

El ritual es un arte comunicativo que va mas allá de lo que nosotros somos capaces de expresar, solo discurso, solo danza, solo música, o solo un esfuerzo intelectual. Porque el ritual puede combinar todas estas cosas -y energizarlas con el poder del simbolismo- el ritual nos facilita la comunicación con las otras personas en el ritual y con la Divinidad más allá de la forma de nuestra capacidad normal. Algunas cosas, particularmente el inefable, las cosas sagradas estamos intentando expresar la relación con Isis, que solo puede ser expresado a través del ritual.

El ritual nos lleva mas allá de la separación de nuestro cuerpo, mente, alma espíritu. Nos da un camino holístico para la comunicación y la relación con Isis. Es esta la herramienta primaria de la Sacerdotisa o Sacerdote de Isis para adorar y para crecer espiritual. Trabajar para ganar dominio ritual es particularmente apropiado para una Sacerdotisa o Sacerdote de Isis, debido a la fuerza ritual de Egipto y porque Isis es la Diosa de la Magia Sagrada, un arte que se practica casi siempre a través del ritual. Lo que es más, te puedo contar mi experiencia con otras Sacerdotisas y Sacerdotes de Isis, lo que parece que la Diosa a menudo hace regalos a Sus Sacerdotisas y Sacerdotes que se les pidió compartir.


Altar de la Fellowship of Isis, Utah

¿Qué hace el ritual?

El Ritual es completamente natural para los seres humanos. Es esencial, incluso primario, en la actividad humana. Ciertamente, algunas de las señales más antiguas de nuestros antepasados cavernícolas es la evidencia del ritual.

Hay rituales donde nosotros nos involucramos, por ejemplo en la conducta sexual. También formamos parte en los rituales sociales. Debemos estrechar nuestras manos cuando conocemos a alguien, están basados en la biología señalamos los pasajes de la vida tales como el matrimonio o la muerte con una ceremonia. Estos tipos de rituales, nos brinda el camino para interactuar con los demás y para comprender al otro, especialmente en los momentos en que faltan las palabras como los funerales.

Y luego está el ritual sagrado. El ritual sagrado no sólo nos ayuda a reconocer los cambios en nuestra vida, sino que nos ayuda a crear cambios y -esto es importante para la sacerdotisa o sacerdote de Isis- nos proporciona un recurso de comunicación con nuestra Diosa.

El ritual no es sólo un grupo de acciones donde nos movemos a través de la memoria. El ritual es poderoso porque nos afecta profundamente. Nos afecta psicologicamente y fisiologicamente, ambos a su vez, nos retroalimenta nuestro espíritu.



Puedes estar familiarizado con el trabajo de la psicologa e investigadora del potencial humano, Jean Houston. Ella ha hecho un extenso trabajo en lo que llama ejercicios “psicofisicos”. Incluyen cosas como la visualización, el trabajo con el cuerpo quinestésico (algunos rituales deberían llamarse cuerpo astral) el aprendizaje por medio de una conversación con un aspectos de la misma personalidad, y la personificación de un objeto para descubrir esta “esencia”.

Muchos deberíamos reconocer estas cosas como elementos como mínimo en algunos tipos de rituales. De sus estudios, Houston, concluye que estos ejercicios da a la gente la habilidad de aprender más rapidamente, y pensar en diferentes registros, para sintonizar con las partes simbólicas y místicas de nosotros mismos a voluntad. Esto por si solo es un ritual que vale la pena, pero hay más.

En terapia, Houston dice que con este tipo de ejercicios rituales funcionan mucho mejor en los pacientes que en los pacientes de terapias habladas solamente, porque las terapias habladas implican sólo una parte del ser de la persona mientras que el ritual envuelve a la persona por completo.

Estoy profundamente de acuerdo en que la naturaleza holística del ritual es profundamente valioso para los seres humanos. Al dirigirnos a la persona por entera, física y espiritualmente, el ritual puede movernos a una mayor integridad. La integridad es una de las claves en el crecimiento espiritual y el crecimiento espiritual es una de las claves en el sacerdocio, una clave que abordaremos más tarde.

Algunos de los componentes básicos incluyen cantar, tocar el tambor, invocar, moverse en círculo,bailar, meditar, y repetir los patrones. Los investigadores han descubierto los efectos de estas cosas en el cerebro y en el sistema nervioso humano y parece que hay dos cosas que estos componentes rituales hacen en el sistema humano: se disparan nuestras emociones y reduce la distancia entre nosotros y los otros -incluyendo a la divinidad. Estos patrones repetidos afectan la capacidad neurológica del cerebro para definir los límites del yo. Se desglosa de las paredes que ponemos entre nosotros y los demás -incluidos los erigidos entre nosotros y la Diosa. Así el ritual nos ayuda a encontrar la autotrascendencia. Al estar menos centrados en nosotros mismos, estaremos más preparados para abrirnos a la experiencia de Isis.

En el campo emocional, el fuerte ritmo y la repetición (de un mantra por ejemplo) ha sido demostrado que produce la descarga en el sistema límbico positivo en el cerebro (el sistema límbico es la parte del cerebro que se ocupa de las emociones entre otras cosas), que se traduce en intensidad sensaciones placenteras. Si se prolongan estos sentimientos, una parte del cerebro llamada la amígdala se involucra, la amígdala está conectada con el sistema del miedo y la excitación. Algunos investigadores creen que la combinación del placer y una ligera elevación en el sistema del miedo ,la excitación puede producir la sensación de temor religioso que muchos de nosotros experimentamos.

En el ritual también se ha demostrado que reduce la presión arterial, disminuye el ritmo cardíaco, disminuye la respiración, reduce los niveles de la hormona cortisol (la "hormona del estrés"), y y crea cambios positivos en la función del sistema inmunológico. Parece que el ritual es incluso bueno para nuestra salud.

Ilustración de Luis Royo libro Dark

Construyendo una experiencia espiritual

Nada de esto significa que no haya magia en el ritual. Lejos de esto. Lo que significa que nuestro cuerpo psíquico está construido de esta manera para que seamos capaces de participar en la magia ritual y comunicarnos mejor con la divinidad, o en nuestro caso con Isis.

Nuestros cuerpos no son una mera causa del efecto, sino que son su resultado. Como los antiguos herméticos dirían : “Como es arriba , es abajo” . Somos un microcosmos que refleja la forma en que el macrocosmos funciona. Nuestros cuerpos no nos hacen experimentar lo espiritual. Ellos nos permiten experimentar lo espiritual. Hemos evolucionado de esta manera porque lo espiritual es real, porque es valiosa , y debido a que los seres humanos tienen que ser capaces de experimentarlo.

La magia ritual nos afecta profundamente. Ya se trate de un rito con guión de grupo, un círculo de tambores , o un rito intuitivo sin guión, el ritual es una de nuestras herramientas más poderosas para el crecimiento humano, expresión espiritual y la comunión divina y de hecho, la sacerdotisa o sacerdote de Isis debe tener alguna facilidad con esta importante herramienta.



Otros artículos de la serie ¿Qué significa ser una sacerdotisa de Isis?

Adquirir Conocimiento 
Sirviendo a la Diosa